Noviembre… Mes de pastel envinado, tequila macho, galletas de ron y regalos…

Te ví en un sueño y decidí que tenía que buscarte, no importaba dónde, no importaba cómo, debía encontrarte a ti, la chica perfecta, la ideal, la idónea para mi. Tracé mi carta astral y mi designio de alma gemela y te busqué por cielo, mar y tierra, y eres tú, sólo tú, la perfecta para mi. Entonces… ¿Cómo puedo estar ahora enamorado de tu hermana, que no es la mejor, pero es la idónea?